viernes, diciembre 07, 2007

ARMA FATAL (Crítica)

ARMA FATAL
Director: Edgar Wright
Interpretación: Simon Pegg, Nick Frost, Timothy Dalton…
UK
2007


Celosos del mejor agente de policía de Londres Nicholas Angel (Simon Pegg), sus superiores lo destinan a la tranquila y en apariencia, libre de toda actividad criminal villa de Sandford, donde su talento no se luzca tanto y deje de abochornar al personal. Allí le esperan fiestas tradicionales, reuniones de vecinos y como compañeros de oficina una cuadrilla de lerdos entartados a cual más incompetente. Nicholas sospecha de tanta mansedumbre pero intenta adaptarse a su nueva vida en compañía de su colega Danny Butterman (Nick Frost), tranquilón y lleno de buenas intenciones e impaciente por conseguir sus quince famosos minutos de acción al lado del héroe. Los conseguirá.
De los creadores de la popular Zombies Party (2004) una personal “romzomcom” (comedia romántica de zombies) que era a la vez una continuación de su premiada comedia de situación de Channel 4, Spaced llega con un parodiado y desafortunado título (suena a petardo palomitero) lo mejor de las islas en los últimos tiempos, Arma Fatal.
Ya en su anterior trabajo Wricht pasó un género típicamente americano como lo es el de zombies, por el filtro de la sensibilidad y el humor británicos. Ahora han querido repetir prácticamente el mismo proceso pero con el cine de acción: una gran película de género a la inglesa sobre los “bobbies” con toda la tradición de los Monty Python, de los Benny Hill, de los Little Britain, etc etc etc

Desde la presentación de los apellidos de los personajes Danny Butterman (el hombre de la mantequilla), Shooter (tirador), Weaver (costurero), Hatcher (criador) hasta ridiculizar –y a la vez homenajear- clásicos como Harry El sucio, French Connection, Arma Letal, La jungla de cristal… y sobre todo, las citadas en la cinta: Dos policías rebeldes 2 y Le llaman Bodhi.
Estructurada en dos actos, y pese a que la primera parte es de un ritmo bastante lento, el espectador no se aburre en ningún momento porque la técnica de Wricht resulta imparable y sorprendente, colocando la cámara en sitios insospechados, jugando con los flashbacks, desmesurando los tópicos…Todo acompañado por una banda sonora súper potente (The Supergrass, The Troggs…) y que nos recuerda a estilos que pueden ir desde Brian de Palma en Vestida para matar a Tony Scott en El fuego de la venganza.
En resumen, buena mezcla de persecuciones, peleas, explosiones, tiroteos, puñetazos, sangrerío, acción, mucha acción, y armas, muchas armas.

Sin duda, la comedia del puente apta para todos los públicos.
Publicada en http://www.supernovapop.com/, diciembre 2007