sábado, noviembre 02, 2013

"SEARCHING FOR SUGAR ART, LA MATERIA CON LA QUE SE CONSTRUYEN LOS SUEÑOS" by Mar Gómez Hortelano





“Con todas las gilipolleces y la mediocridad que hay por todos lados, el artista es el pionero” Rick Emmerson (Construction worker colleague)

Para los productores del documental “Searching for sugar man” se trataba de una de esas piezas únicas que surgen muy de vez en cuando: un film redondo, una historia original, un final de cuento de hadas y una técnica sencilla al estilo del más puro artesano pero que ha hecho llorar al público de medio mundo.
Para su director, un joven sueco que viajaba por África y Latinoamérica en busca de reportajes para la televisión sueca, supondría mil obstáculos superados, algunas decepciones con la industria, un trabajo finalmente reconocido, merecidamente premiado, dos oportunidades y un sueño hecho realidad.
Nunca se ajustarían tanto las palabras de otro sueco, el mítico cineasta Ingmar Bergman quien decía que “ningún arte traspasa nuestra consciencia de la misma forma que lo hace el cine, tocando directamente nuestras emociones, profundizando en los oscuros habitáculos de nuestras almas”, así que desde estas líneas invitamos a disfrutar la magia de todos sus protagonistas.

Al otro lado del río, Detroit


Street boy
You`ve out too long
Street boy
Ain´t you got enough sense to go home
Street boy
You´re gonna end up alone… STREET BOY (1971)


Dicen de Detroit que es una ciudad difícil, con demasiadas casas derruidas, una ciudad que no te deja soñar demasiado, que no te deja esperar grandes cosas. Una ciudad cinematográficamente apocalíptica. Una ciudad que necesita buenas noticias.
Dicen de Rodríguez que deambulaba como un espíritu por esta misma ciudad, que era el poeta de los suburbios, un alma errante, que tenía esa cualidad mágica de los artistas genuinos para estar por encima de lo mundano, de lo prosaico… y que cogió todo el tormento y la agonía, la confusión y el dolor, y lo transfomó en algo bello, algo ilimitado, algo eterno. Pero inexplicablemente, su obra fue un fracaso. Y cuando le preguntan si después de su segundo trabajo “Coming from reality” quiso sacar más discos, contesta: “me habría gustado seguir pero nada lo habría igualado. Así que volví a mi trabajo. ¿qué hacer cuando un artista cree haber alcanzado sus propios límites?

Al otro lado del mundo, Sudáfrica         
      

I wonder how many times you`ve been had
And I wonder how many plans have gone bad
I wonder how many times you had sex
I wonder do you know who`ll be next… I WONDER (1970)


Todas las revoluciones necesitan un himno… Para Stephen Segerman, la música de Rodríguez se transformó en la banda sonora de muchas vidas. Si entrabas en casa de cualquier blanco liberal de clase media que tuviera tocadiscos encontrabas: Abbey Road (The Beatles), Bridge over troubled water (Simon y Garfunkel) y Cold Fact (Rodríguez). Para Craig Bartholomew, las letras de Rodriguez eran una liberación en pleno apartheid. Sudáfrica portaba el estandarte de la censura, de las sanciones, de los boicots… pero de la comunidad Africaans surge un grupo de músicos que inspirados por Rodríguez eligieron escribir, cantar, actuar… transformándolo en icono de la revolución.     
Todos representan la posibilidad de un sueño. Hay que elegir. Y ellos ya lo hicieron. Así que ahora pensadlo bien ¿Cuál será vuestro sueño?

Al otro lado del establishment


The mayor hides the crime rate
Council woman hesitates
Public gets irate but forget the vote date
Weatherman complaining, predicted sun,
it`s raining
Everyone`s protesting, boyfriend keeps
Suggesting
You`re not like all of the rest…  THE ESTABLISHMENT BLUES (1970)


Mil días dedicados a una película sin cobrar ni un euro es mucho tiempo. Así que Malick también tuvo que elegir. Y cuando a falta de dos meses su primer inversor se retiró porque el proyecto no le pareció bueno, eligió creer en su idea, eligió continuar con dinero prestado, eligió crear sus propias animaciones, eligió componer él mismo una sencilla banda sonora y editar todo el material…  porque tarde o temprano todos debemos hacerlo. Esto es lo que hemos aprendido: a elegir, a proteger la propia identidad, a cultivar nuestro arte, a defender nuestra voz… a ser valientes, apasionados, tenaces, pacientes, íntegros con nuestros sueños… así pues,


thanks for your time
Then you can thank me for mine
And after that`s said
Forget it… FORGET IT (1970)


PUBLICADO EN IVORYPRESS, 2013