Entradas

Mostrando entradas de 2016

El suelo que habéis de pisar JUAN GARCÍA HORTELANO

Imagen
El suelo que habéis de pisar

El picapedrero picapedreando, curvo y sin sombrero va haciendo el sendero que estamos pisando.
JESUS LÓPEZ PACHECO





En unos veinte metros de calzada trabajaban treinta y cinco hombres. Paulino se detuvo junto a la valla de madera, roja y blanca, y en ese momento lució el primer luminoso. A Paulino le empujaron los que, en ambas aceras, habían esperado a que se abriese el paso de peatones. Las letras y los dibujos continuaban encendiéndose, una tras otra, en una medida carrera. Turbiamente Paulino veía la calle. Los constantes ruidos de las máquinas reducían los del tráfico en agudos fragmentos. Cuando los hombres empezaron a dejar de trabajar, Paulino se impacientó. Calculó en media hora el tiempo transcurrido desde que salió del metro. Entre los edificios se alargaba un túnel de neblina coloreada. Paulino bajó al trozo de calzada removida –la mitad de la calle-, bordeó un montón de adoquines y preguntó por su tío. -Hacia Callao, digo yo que estará. -¿Le ha visto us…

La evolución de los personajes femeninos en la novela social y política: LA MINA

Imagen
LA MINA[1]
Quizá resulte extraña la elección de esta novela dentro de esta investigación. Pero un comentario, no sé si malintencionado, del autor sobre la esposa del protagonista, generó en clase, para mi sorpresa (y casi mi enfado), el apoyo incondicional (y casi la arenga) de mis compañeros (hombres) a este comentario. ¿Cómo podían culparla a ella de todo? Siendo así, me veo obligada a romper una lanza a favor de este personaje.
Presentemos primero al marido:
Toda la vida de Joaquín había transcurrido en Sierra Harana. Amaba a Tero, y a la llanura del valle donde el pueblo se asentaba, tanto como un hombre puede amar el hueco oscuro que le dio la vida. Las casas, los huertos, los animales. Todos los ruidos familiares, y el sol y el viento, le hablaban desde dentro de su ser. Todas las gentes del pueblo eran amigas suyas. Les decía: -Esta tierra es nuestra, nosotros la hemos hecho con nuestro trabajo. No hay que marcharse, hay trabajo para todos, porque es de todos la tierra.
Pero …

La evolución de los personajes femeninos en la novela social y política: LA INDOMABLE

Imagen
LA INDOMABLE[1]
Y parte de esa esperanza llegaría con la siguiente autora, Federica Montseny, y nuestra siguiente protagonista, Vida.
Nació la niña muy robusta, llena de unas ansias de vida que se revelaron desde el primer instante, cuando, creyéndola de momento muerta, la habían abandonado para asistir a la madre, que tuvo muy doloroso parto. Pero la pequeña vivía y dio enérgicas pruebas de existencia[2] La niña, precozmente reflexiva, inauguró con dolor su existencia consciente. Pero era un carácter reconcentrado, que sentía con profundidad el pudor de la tristeza. Era tímida, ensoñada, muy fuerte físicamente, de carácter dócil, pero de genio vivo[3]
Es curioso cómo con “lo fuerte” va siempre ligado “lo masculino”:
Una palabra de su madre, una mirada de su padre hacían llorar a aquel pequeño Hércules femenino, de fuerte musculatura, de hermosas piernas y mejillas como dos manzanas[4]
Vida muestra desde el principio desinterés por los muchachos del pueblo:
Pasó en un ensueño por med…

La evolución de los personajes femeninos en la novela social y política: TEA ROOMS

Imagen
TEA ROOMS[1]
Gracias al prólogo de Antonio Plaza, conocemos un poco a Luisa Carnés, una autora rescatada del olvido en los últimos años. Expondremos aquí algunas pinceladas, para remarcar la importancia de su obra.
1931. Tiempo de esperanza política y, al mismo tiempo, de sinsabores y decepciones que devolvieron a la escritora a la cruda realidad. Ese verano se trasladó a Algeciras. Allí residía la familia de su compañero –Ramón Puyol, pintor y cartelista afamado, y principal portadista de los libros editados por la CIAP-, y en la localidad gaditana permanecieron durante casi un año, junto al hijo de ambos [Pág. XI]
En el caso de Tea Rooms, subtitulada Mujeres obreras (novela-reportaje), la escritora pretende expresar, de una forma clara y sencilla, la situación laboral vivida por las mujeres que trabajan. En primer lugar, dentro del hogar, donde deben ocuparse solas de los quehaceres domésticos y del cuidado de los hijos. Después, obligadas por las circunstancias económicas y/o perso…