Entradas

Mostrando entradas de abril, 2006

ARTÍCULO: Las heroínas de la barbarie. De chinas y de cautivas... hijas coronelas

A Teodosio Fernández


En la tierra seremos reinas,
y de verídico reinar
y siendo grandes nuestros reinos,
llegaremos todas al mar.
GABRIELA MISTRAL , Todas íbamos a ser reinas



De su lengua de bejuco, de sus dientes de leche de coyota, de la raíz del llanto arrancaban los derrubes de sus gritos:
-¡María TecúúúUUUn!... ¡María TecúúúUUUn!...
La voz iba embarrancándose:
-¡María TecúúúUUUn!... ¡María TecúúúUUUn!...
Los cerros acurrucados embarrados de ecos:
-¡María TecúúúUUUn!... ¡María TecúúúUUUn!
Pero el eco también iba embarrándose:
-¡María TecúúúUUUn!... ¡María TecúúúUUUn!...
-gritaba sin respiro el Goyo Yic, cansado de indagar con las manos, el olfato y el oído, en las cosas y en el aire, por dónde habían agarrado su mujer y sus hijos. Rieguitos de llanto le corrían, como agua de rapadura, por los cachetes sucios de tierra.
(…) ¿Quién no ha llamado, quién no ha gritado alguna vez el nombre de una mujer perdida en sus ayeres? ¿Quién no ha perseguido como ciego ese ser que se fue de su ser, cuando él l…

ARTÍCULO: De lo "sanchopancesco" en Baroja: El mundo es ansí

A Antonio Rey Hazas


Para encontrar a un actor que hiciera de Sancho Panza
nunca he tenido problemas: España está llena de Sanchos
MANUEL GUTIÉRREZ ARAGÓN


La trayectoria biográfica de Pío Baroja abarca 84 años de existencia más bien gris –como confesaría él mismo- pero consagrada a la creación literaria de tal manera que le hace ser el escritor de más extensa producción –más de sesenta títulos- entre los españoles del siglo XX.
Nacido en San Sebastián el 28 de diciembre de 1872 del matrimonio de don Serafín Baroja, ingeniero de minas, y doña Carmen Nessi, pasa su infancia y adolescencia en diversas ciudades españolas debido a los continuos cambios de domicilio que exige la profesión paterna: Madrid, Pamplona y Valencia serán, junto a su ciudad natal algunos de los escenarios de sus primeros años.
En 1887 comienza la carrera de medicina en la madrileña Facultad de San Carlos, que culmina doctorándose en 1893; mientras, desde 1890, van apareciendo sus primeros artículos en La Unión Liberal de …

ARTÍCULO: Las "anacondas" de Quiroga: el cuento como ejercicio de supervivencia

A Eduardo Becerra


Los cuentos son como los ríos,
por donde pasan se agregan lo que pueden ,
y si no se lo agregan, llevándoselo materialmente,
se lo llevan en reflejo.
M. A. ASTURIAS, Hombres de maíz



La “otra” voz de la naturaleza: cuentos de niños… para mayores

Cuentan[1] los que saben, que a espíritus tan altos como Esopo y Lafontaine (por no hablar de la factoría Disney) debemos casi todos los errores que tenemos sobre el mundo zoológico. Fabulistas y poetas se han acercado a los animales o bien para sacarles alguna utilidad o moraleja, o bien para tomarlos como objeto de poesía. De entre los modernos, quizá fue Jules Renard quien les dedicaría el más tierno de los bestiarios poéticos que curiosamente se abre con ésta fábula humorística y franciscana al mismo tiempo. Una tarde de lluvia el poeta contempla en su jardín un sapo enorme como un pisapapeles de piedra, todo fermentado de verrugas y todo hinchado dentro de su escondrijo como una bolsa de avaro. El poeta, conmovido, lo toma en s…