martes, septiembre 21, 2010

ENTERRADO (pressbook)

LOGLINE
Despierta. Estás en un espacio cerrado, bajo 2500 metros cuadrados de desierto iraquí. Sólo dispones de 90 minutos de oxígeno. Tu única conexión con el mundo exterior es un misterioso teléfono móvil sin apenas cobertura y batería. Y cada segundo te aproxima un segundo más a la muerte…

SINOPSIS
Paul Conroy, padre de familia y contratista civil en Irak, despierta ENTERRADO VIVO en un viejo ataúd de madera. Sin saber quién lo ha puesto ahí ni mucho menos por qué, su única oportunidad para escapar de su agónica pesadilla es un teléfono móvil. La cobertura precaria, la falta de batería y la escasez de oxígeno son sus peores obstáculos en una carrera a vida o muerte contra el tiempo: Paul sólo dispone de 90 minutos para lograr su rescate.


NOTAS DEL DIRECTOR

EL TAMAÑO
Hay grandes historias e historias pequeñas. Su tamaño no depende de la inmensidad de sus paisajes, el número de personajes o sus pretendidos valores de producción. ¿Es El viejo y el mar una gran historia? ¿Sería más grande si Hemingway hubiera añadido diez o doce pescadores y un par de peces espada? El tamaño de una historia no se mide en centímetros cúbicos, depende sólo de… la historia. Si interesa, si captura la atención y la mantiene sin baches, si obliga a desear saber, a necesitar saber, qué va a suceder. ¿Estoy intrigado, fascinado, el tiempo pasa sin darme cuenta y me siento tan atrapado en la piel de sus personajes que apenas recuerdo que no soy yo el protagonista? Si una historia consigue que uno se sienta de esta manera, es una gran historia. Si no lo consigue, poco importa que haya una legión de orcos, una flota interestelar y el Ejército Rojo al completo luchando entre sí por la hegemonía de la Tierra.
El guión de BURIED lo consigue.
Si alguien me hubiera preguntado hace unos meses si sería posible hacer una película dentro de un ataúd, como mínimo habría tenido que dar un par de vueltas a la manzana antes de contestar. Mis dudas, en realidad, poco habrían tenido que ver con lo estrictamente cinematográfico, sino con la posibilidad de articular una narración que mantuviera el interés del espectador durante hora y media sin recurrir a apoyos adicionales. Eso significa que quien de verdad ha respondido la pregunta con un: «sí, se puede» es su guionista, Chris Sparling. Mi primera pregunta como director me la hago como lector: ¿he necesitado localizaciones extra o
historias paralelas para engullir las páginas del guión hacia su fatal desarrollo?


EL DESAFÍO
BURIED supone un desafío técnico de primera categoría, sería sensato levantar un altar con la silueta de Hitchcock y mantener su espíritu presente a lo largo de todo el proceso. Hitchcock demostró que podía filmar una película entera en una barca en mitad del mar (NÁUFRAGOS) o en un único plano sin romper la unidad de tiempo (LA SOGA); una vez certificado que la estructura dramática fluye como el aceite, corresponde encontrar la planificación precisa que sostenga la atención del espectador sin baches ni distracciones: la articulación narrativa debe
variar a lo largo del metraje para establecer diversos ritmos y ofrecer recursos expresivos que renueven su interés.
La primera regla de oro: NUNCA SALIR A LA SUPERFICIE.
El guión demuestra que podemos mantenernos bajo tierra sin perder en ningún instante el interés; es más: ¡demuestra que DEBEMOS mantenernos bajo tierra! Una narración en
montaje paralelo permitiendo que el oxígeno entrara en la pantalla antes de tiempo sería una traición imperdonable a la angustia de nuestro protagonista (y podemos estar seguros de que el espectador quiere ser partícipe de esa angustia). Emerger hacia la luz mostrando un solitario contestador automático en el pasillo de una casa bañada por la luz de la mañana o enseñar el rostro desconcertado de una telefonista alimentada a base de maíz mientras trata de lidiar con una incómoda llamada fuera del guión, lejos de agrandar la película sólo conseguiría hacerla más pequeña, abaratarla…, tendríamos más centímetros cúbicos y menos grandeza, convertiríamos una gran película de suspense en un mal telefilm. El público debe conectar con
la desesperación solitaria de un hombre obligado a confiar en la abstracción pura, en personas tal vez buenas o tal vez malas, tal vez gordas o delgadas, que quizá sean quienes dicen ser o tal vez no, cuyas voces no son más que confusos impulsos eléctricos lanzados al aire desde un satélite frío y anónimo. La única realidad del protagonista es la angustiosa reducción de su universo rectangular, su oscuridad amenazadora y su única conexión con un exterior incierto que es el último clavo ardiendo al que sujetarse.

EL RODAJE
El resto fue comparativamente fácil. Sólo había que olvidar lo antes posible el ataúd y considerar la localización como cualquier otra, sin dejarse constreñir por medidas de volumen. No dejar de moverse, no permitir que la película se detuviera, convertir cada desplazamiento en una gesta, cada cambio de posición en una quimera, cada decisión en una aventura. Olvidar lecciones objetivas pero limitadoras de clase de Física de instituto y hacer que Paul Conroy recorriera quilómetros y quilómetros a través de su agonía. Los recursos no salieron del baúl de los trucos por orden alfabético, la narración dictó sus necesidades y la película luchó por
reinventarse a sí misma, sin repetirse, avanzando en armas visuales desde la lógica narrativa más implacable. ¿Era necesario realizar un traveling violento de acercamiento cámara al hombro dentro del ataúd?, sólo había que encontrar la manera. Se diseñaron siete ataúdes diferentes para diferentes necesidades. La película trató de robar algo del Scorsese más juguetón y la lógica spielbergiana de sus películas de los 70: sin pantallas verdes ni nodos de alto contraste, sólo el puro goce sudoroso de rodar: cuanto se ve, sucedió, tanto si la cámara
rodea de forma incomprensible al personaje como si desciende desde la altura a lomos de una Technocrane; lo único importante era introducir violentamente al espectador en el cerebro confuso y torturado de Paul Conroy y hacerle sentir la densa humedad de su sudor, la falta de oxígeno, el calor asfixiante, la hiriente arena erosionando su piel, la rugosa madera astillada, los clavos aplastados, con frecuencia oxidados y peligrosos...
La película debía constituir un viaje FÍSICO Y SENSORIAL, un ejercicio activo: una EXPERIENCIA.

Ryan Reynolds.
El rodaje fue breve, exigiendo una enorme concentración mientras permitía que la propia película se nutriera de su energía precisa, tensa y rigurosa. En ocasiones, se realizaron tomas de seis minutos sin cortes, favoreciendo que Ryan Reynolds lograra una absoluta organicidad dramática, permitiendo que sus emociones crecieran y fluyeran, se desarrollasen y derramasen torrencialmente con total impunidad, sin intromisiones artificiales. Los elementos a nuestra disposición eran, objetivamente, mínimos, pero, lejos de considerarlos una carencia, los convertimos en nuestros mejores aliados: sólo quedó lo esencial. Tuvimos que manipular y cuidar los más ínfimos detalles dramáticos de este microcosmos permitiendo que el drama
del personaje enterrado fuera el principal conductor de nuestra atención vapuleada.
Ryan Reynolds es un Stradivarius. El mejor con que uno pueda soñar. La narración está llena de inflexiones: angustia, pánico, desesperación, calma, resignación, violencia, negación, terror, esperanza, tristeza, sufrimiento, humor negro, exasperación, dolor, fatiga, confianza… Ryan busca la verdad en cada plano, y su sentido del timing es sencillamente extraterrestre. ¿Cómo es posible buscar la luz más conveniente mientras se grita a través del móvil poniendo la carne
de gallina a cada miembro del equipo, consiguiendo ser firme pero empático, modulando la voz en progresión, estropeándola de forma controlada, manteniendo un sentido del tempo perfecto y golpeando la linterna con el puño en cada micropausa sin tapar el diálogo, mientras se hace girar el cuerpo hacia un lado para evitar una sombra y ayudar a hacer más fluida una corrección de cámara, virando levemente la dirección de la linterna, rebotando su luz contra el techo para autoiluminarse la mitad correcta del rostro cuando la arena tapa por un instante una fuente de luz? Nadie lo sabe. Él lo hizo día tras día durante tres semanas. Regresó a Los
Ángeles destrozado físicamente, tratando de justificar en la aduana por qué caía arena cada vez que parpadeaba: su sentido del compromiso fue más allá del deber. Sólo 17 días de rodaje, ¿a alguien le importa? 25 planos cada día. A veces 30. A veces 35. Un día, 52. ¿Cómo lo hicimos? Ni siquiera lo sé, así que supongo que no lo hicimos.


NOTAS DE PRODUCCIÓN


BURIED (Enterrado), el esperado segundo largometraje de Rodrigo Cortés, se estrenó
mundialmente el pasado Festival de Cine de Sundance cosechando un enorme éxito. Con colas masivas de hasta seis horas de espera, reventas de tickets por 150 dólares, ovaciones al final de cada proyección y alabanzas unánimes de la crítica, BURIED se convirtió en una de las grandes sorpresas del festival.
Tan sólo once horas después de la ovacionada premiere de BURIED y tras una dura pugna
entre diferentes estudios que hacía años que no se vivía en Sundance, Lionsgate adquirió los derechos de distribución en el mercado norteamericano, convirtiendo a BURIED en la mayor venta en los últimos tres años del festival. Jason Constantine, responsable de adquisiciones de Lionsgate, aseguró: «BURIED es uno de los thrillers más intensos que hemos visto nunca, teníamos la convicción absoluta de que debíamos conseguir esta película». La prensa también se deshizo en elogios hacia la película, y publicaciones tan relevantes como Variety o Ain’t It Cool News comentaron respectivamente que la película es «un ejercicio de tensión sostenida lleno de ingenio que haría que Hitchcock se revolviera en su tumba» y «BURIED lo tiene todo: es única, es innovadora, con una gran interpretación, una dirección
plena de inventiva, un guión perfecto y tensión genuina que crece y crece hasta que uno cree que no lo va a poder soportar más». Paralelamente, BURIED también ha cosechado otros reconocimientos internacionales:
La revista Variety, considerada la Biblia del mundo del cine, incluyó al director español Rodrigo Cortés en su prestigiosa lista «10 directors to watch» del año 2010, con los diez directores a los que seguir la pista este año en el mundo. A lo largo de sus trece ediciones, nos hemos encontrado con nombres que se han hecho un hueco brillante en el mundo del cine, como Christopher Nolan, Wes Anderson, Michael Winterbotton, George Clooney, Alexandre Aja o Alejandro González Iñárritu, pero hasta el día de hoy, de 160 directores han pasado por estas listas, sólo dos directores españoles han formado parte de ella: Juan Carlos Fresnadillo en el año 2002, y el propio Rodrigo Cortés en esta ocasión.
El guión de BURIED, firmado por Chris Sparling, también ha sido reconocido al ser incluido en la Blacklist de Hollywood, una lista muy exclusiva que elaboran cada año los más importantes ejecutivos de la Industria con los mejores guiones que han circulado ese año de películas aún no producidas o en producción. BURIED es el primer guión de una película española seleccionado en la prestigiosa Blacklist.
Asegurado su estreno en las pantallas de todo el mundo, desde Australia a Japón, pasando por la totalidad de Europa, Latinoamérica, Asia y el resto del planeta, BURIED podrá verse en Estados Unidos a partir del 24 de septiembre en cines selectos y en centenares de cines de todo el país a partir del 8 de octubre. En Europa se estrenará a lo largo del mes de octubre, y en España el 1 de octubre.

RYAN REYNOLDS (Paul Conroy)
Ryan Reynolds, uno de los actores más solicitados de Hollywood, interpreta a Paul Conroy en BURIED, dirigida por Rodrigo Cortés, antes de dar vida al superhéroe Green Lantern en la superproducción de Warner que dirigirá Martin Campbell («Casino Royale»), y después de coprotagonizar con Sandra Bullock “La Proposición”, número 1 en taquilla en los Estados Unidos y en muchos países del mundo.
Es uno de los actores más polifacéticos del momento, como lo demuestran sus diferentes papeles en más de treinta películas, entre ellas «Blade Trinity», el clásico de culto «Van Wilder», «La morada del miedo» (que recaudó 107 millones de dólares en todo el mundo) o la comedia romántica «Sólo amigos». Recibió excelentes críticas por su trabajo en «The Nines», escrita y dirigida por John August (guionista de éxitos como «Big Fish» o «La novia cadáver»),
en la que encarnaba a tres personajes diferentes. Asimismo, también fue muy aplaudido su trabajo en «Chaos Theory» y «Definitivamente, Quizás», comedia romántica que protagonizó junto a Rachel Weisz, Isla Fisher, Abagail Breslin, Kevin Kline y Elizabeth Banks.
Más recientemente, ha protagonizado junto a Julia Roberts y Emily Watson «Fireflies in the garden», película presentada en el Festival de Cine de Berlín, y «X‐Men Orígenes: Lobezno», en la que daba vida al mercenario Deadpool, personaje protagonista del spin‐off «Deadpool» que también encarnará Ryan Reynolds.
Hace poco pudimos admirar su trabajo en «Adventureland», junto a Kristen Stewart, comedia que recibió excelentes críticas, y tiene pendiente de estreno la película «Paperman», comedia que también cuenta con la participación de Emma Stone, Jeff Daniels y Lisa Kudrow.

RODRIGO CORTÉS (Director, Productor y Montador)
La afición de Rodrigo Cortés por la dirección se despierta muy temprano; a los 16 años ya había rodado su primer corto en súper‐8: «El descomedido y espantoso caso del victimario de Salamanca», al que seguiría «Siete escenas de la vida de un insecto». A principios de 1998 rueda el videoclip de la canción «Sick of you», del grupo Onion, para la película de Alejandro Amenábar «Abre los ojos». En julio de 1998 realiza el cortometraje «Yul», que obtiene una veintena de premios internacionales, y, en 2001, «15 días», mítico falso documental que se convierte en el cortometraje más premiado de la Historia del cine español en ese momento.
Mientras «15 días» recorre el circuito profesional, aborda diferentes creaciones que reciben numerosos reconocimientos en festivales online como Notodofilmfest. De 2003 a 2005 realiza varios videoclips, y desde 2006 trabaja asiduamente como realizador de publicidad.
“Concursante”, su primer largometraje, es la crónica trepidante del ascenso y caída de un hombre normal que ve cómo su destino experimenta un giro brutal cuando gana el mayor premio jamás concedido en la Historia de la Televisión. Se estrena con gran éxito en el Festival de Málaga en marzo de 2007, donde obtiene varios galardones, incluyendo el Premio de la Crítica a la Mejor Película.

CHRIS SPARLING (Guionista)
Chris Sparling es un guionista, director y actor de Providence, Rhode Island. Además de escribir BURIED, también se ha encargado de la redacción de «Mercy», proyecto que iniciará su producción en 2010. Sus comienzos en el cine se remontan a varios años atrás, cuando dirigió, escribió, produjo y actuó en la película indie de bajo presupuesto «An uzi at the Alamo».

SE ESTRENA EL 1 DE OCTUBRE

martes, septiembre 07, 2010

SALVANDO LAS DISTANCIAS (pressbook)


La inteligencia irónica y la sinceridad sin tapujos de Erin (Drew Barrymore) cautivan a un Garrett (Justin Long) que se acaba de quedar sin pareja en un ambiente dominado por las cervezas, las conversaciones de bar y los desayunos de la mañana siguiente. Su química hace nacer un amor de verano en toda regla, pero ninguno de ellos espera que la historia dure mucho cuando Erin regrese a su casa en San Francisco y Garrett vuelva a trabajar en Nueva York. Pero cuando seis semanas de paseos sin rumbo por la ciudad cobran importancia sin darse cuenta, ninguno está seguro de querer que termine. Y aunque Box (Jason Sudeikis) y Dan (Charlie Day), los amigos de Garrett, bromean por su dieta antes de volar y su relación telefónica, en realidad lo hacen porque no quieren quedarse sin su mejor colega de copas por otro romance incierto. Al mismo tiempo, la nerviosa y sobreprotectora hermana casada de Erin, Corinne (Christina Applegate), quiere alejar a Erin de una historia que a todos les suena demasiado familiar.
No obstante, a pesar de vivir en el otro extremo del país, la negativa de sus familiares y amigos y algunas tentaciones imprevistas, la pareja parece haber encontrado algo parecido al amor y, con la ayuda de muchos mensajes, cibersexo y llamadas a altas horas de la noche, tratan de superar la distancia.
La oscarizada directora de documentales Nanette Burstein (“On the Ropes”) ha dirigido “Salvando las distancias”, que supone su debut en la dirección cinematográfica, a partir de un guión de Geoff LaTulippe. La película cuenta con la ganadora de un Globo de Oro Drew Barrymore (“Grey Gardens”), Justin Long, Charlie Day, Jason Sudeikis y Christina Applegate.
El film ha sido producido por Adam Shankman, Jennifer Gibgot y Garrett Grant. Dave Neustadter, Richard Brener y Michael Disco han sido sus productores ejecutivos.
El equipo técnico y creativo se completa con el director de fotografía Eric Steelberg, el diseñador de producción Kevin Kavanaugh, el editor Peter Teschner, la diseñadora de vestuario Catherine Marie Thomas y el compositor Mychael Danna.
New Line Cinema presenta “Salvando las distancias”, una producción de Offspring Entertainment. La película será distribuida por Warner Bros. Pictures, una compañía Warner Bros. Entertainment.


ACERCA DE LA PRODUCCIÓN

LOS PASOS CORRECTOS

“Salvando las distancias”, una comedia desternillante y romántica con ritmo y corazón, cuenta la historia de lo que puede ocurrir cuando una aventura de una noche propiciada por la cerveza y la barbacoa se convierte en algo más.
Cuando Erin y Garrett comienzan su relación, su intención es pasar unas semanas divertidas juntos antes de que ella regrese a la Universidad en San Francisco y él vuelva a su trabajo en Nueva York. Pero cuando Erin está a punto de coger el vuelo que le debe devolver a su hogar, los dos se dan cuenta de que ha surgido algo más profundo entre ellos y no quieren que eso acabe. Por eso deciden probar con una relación a distancia...
La película está protagonizada por Drew Barrymore y Justin Long en los papeles de una pareja separada por todo un país que mantiene una relación prácticamente por teléfono. Barrymore lo explicas así: “Me gustó la historia porque tenía mucho humor y era sexy, aunque también increíblemente emotiva. No podía dejar de pensar en esos personajes, y realmente me preocupaba por qué o cómo iban a ser capaces o no de resolver sus problemas. Me interesa cualquier historia que aborde las complejidades de una relación de forma cómica y moderna”.
“Había leído muchas comedias románticas”, recuerda Long, “y ésta me gustó especialmente porque resultaba mucho más cruda y realista, aunque era al mismo tiempo muy divertida. No hacía ninguna concesión.”
“Al venir del mundo de los documentales, donde capto los hechos de la vida real, quería que mi película resultara lo más real posible, porque en el mundo cotidiano la gente suda y dice lo que se le pasa por la cabeza”, comenta la directora Nanette Burstein. “Se trataba de una historia muy fresca y la premisa era muy natural. Respondía realmente a mis expectativas y pensé que podía gustarles a muchas personas”.
El productor Adam Shankman está de acuerdo. “Resulta verdaderamente honesto explorar los riesgos de las relaciones a distancia, que pueden resultar muy duras independientemente de lo que se adoren los miembros de la pareja”.
Shankman y su socia productora, Jennifer Gibgot, también creen que la naturaleza madura y realista de la comedia resulta refrescante. “Nos interesaba mucho tanto a Jennifer como a mí porque no habíamos entrado nunca en ese territorio, y lo cierto es que mi sentido del humor es un tanto subversivo”, confiesa Shankman.
“Siempre que los personajes puedan hablar como habla la gente de verdad, tienes mucha libertad cuando estás rodando una escena, tanto si se trata de una escena de amor como de un vuelo, no importa", añade Gibgot.
Se trata también del primer guión para una película de Geoff LaTulippe, que no tuvo que buscar muy lejos para inspirarse. “La idea de la historia se me ocurrió – y sé que eso va a sorprender a muchos - cuando estaba de copas una noche", señala con cara de póker. Él y el productor ejecutivo Dave Neustadter estaban sopesando distintas historias cuando Neustadter mencionó que acaba de salir de una relación a distancia. “Dave tenía muchas historias sobre lo que había pasado y ninguno recordábamos que ése hubiera sido el tema de ninguna película anterior, desde luego no de una comedia. Pensamos que estaba llena de situaciones cómicas y también de ciertos aspectos emotivos, aunque poco convencionales. La vida real es poco convencional”.
El guionista no tuvo ningún problema para llegar al límite con los escenarios y los diálogos. Además de su romance, Garrett también mantiene una relación con otras personas muy importantes en su vida, sus mejores amigos, Box y Dan, interpretados por las nuevas estrellas cómicas Jason Sudeikis y Charlie Day. LaTulippe pone a esos personajes en algunas situaciones imprevistas aunque brutalmente reales.
“Ya no estamos en los años 50, a nadie le asusta que a una mujer se le vean las rodillas y diga tacos, así que nos pareció que todo lo que resultara divertido podría encajar en el guión”, recuerda divertido Day.
“¿Pero había guión? A mí no me lo dieron”, bromea Sudeikis.
“El mundo está lleno de personas irónicas, y Geoff es sin duda una de ellas", afirma Shankman. “La historia no es demasiado sincera, porque tiene personajes irónicos que saben que están viviendo en el mundo real y haciendo lo que las personas reales hacen para tratar de estar juntas en las que puede que no sean las mejores circunstancias. Y eso incluye mantener su sentido del humor”.
El productor Garrett Grant concluye: “Las circunstancias económicas actuales lo están poniendo todo más difícil para las personas jóvenes que no han terminado de asentar su carrera. Hacer que todo funcione puede ser muy duro cuando no tienes muchas alternativas. No tener el lujo de trabajar donde se quiere ni el dinero necesario para viajar de acá para allá es a menudo muy complicado, y eso termina por afectar”.




ALGUNOS HOMBRES BUENOS

La química en la pantalla es aún más importante en una comedia romántica, pero si el equipo quiere explotar especialmente los aspectos cómicos de la cinta, la química entre todo el reparto puede llegar a ser crítica, especialmente porque Burstein quería promover la improvisación en el rodaje.
“Quería que todo fuera muy relajado y resultara lo más real posible, así que todos tuvimos claro que teníamos que encontrar a actores con un gran talento pero también divertidos de por sí”, explica la directora.
“Fue como una especie de conjunción planetaria”, afirma Grant sobre el reparto del film, que incluye a toda una veterana de las comedias románticas como Drew Barrymore, Justin Long, Christina Applegate y los actores cómicos Jason Sudeikis y Charlie Day.
Gibgot lo explica así: “Puesto que Erin y Garrett pasan tanto tiempo separados, sus familiares y amigos son personajes muy importantes, y queríamos rodear a Drew y Justin de unos actores de reparto increíbles, de forma que todos aportaran algo divertido al proyecto”.
El papel de la aspirante a periodista Erin obligaba a Barrymore a ser valiente y vulnerable al mismo tiempo, con un inteligente sentido del humor. “Drew siempre había interpretado a personajes tipo ‘novia de América’, pero Erin es lista, dice tacos y no tiene pelos en la lengua, lo que la sitúa al mismo nivel que los chicos. Drew ha sido capaz de interpretar el papel sin perder un ápice su encanto”, declara Burstein.
“Erin es una chica muy fuerte; es capaz de ir de bares y ganar en los videojuegos y luego ligar con un chico”, comenta Barrymore. “Pero ya antepuso una relación a todos sus sueños una vez y salió escarmentada, así que no está dispuesta a volver a hacerlo. Me gustó mucho poder interpretar a una chica con la lengua muy larga, inteligente y sincera. Me gusta su forma de ser valiente”.
“Para una mujer de unos 30 años con estudios, seguir ocupando puestos de becaria en un mercado de trabajo cada vez más complicado donde hay mucha competencia puede resultar frustrante”, comenta Shankman. “Así que, como les ocurre a muchas jóvenes profesionales, Erin sale después del trabajo para relajarse. “Se esfuerza tanto por divertirse como en el trabajo”, añade el productor. “Creo que para Drew ésta ha sido una oportunidad refrescante de cambiar de registro y está estupenda en su papel”.
El objeto amoroso de Erin es Garrett, un cazatalentos amante de la música independiente que se ve obligado a trabajar con grupos mucho más comerciales en el sello para el que trabaja. También se dedica a torpedearse a él mismo en lo que a las relaciones serias se refiere. Este papel ha sido interpretado por Long, al que Shankman describe como “una especie de ‘persona cualquiera’ con el que resulta fácil identificarse, independientemente de si somos hombres o mujeres”.
“Garrett está atrapado, tanto personal como profesionalmente", afirma Long. "Es un ejecutivo de bajo nivel que trata de escalar puestos en un sector que, en su opinión, está bastante acabado. Y le acaba de dejar una chica con la que llevaba varios meses porque, una vez más, no ha sido capaz de dar el siguiente paso. Y entonces conoce a esta chica, un tanto alocada, osada y descarada, que además es muy mona y le hace reír. Así que siente curiosidad, y (siento ‘destripar’ la película), decide salir con ella”.
“Para mí, tanto Erin como Garrett son unos personajes muy sinceros y con sus propios defectos”, señala Shankman. “Garrett se comporta muy mal en ocasiones, Erin es quien lo hace otras veces, y los dos son egoístas. Pero incluso aunque la vida se empeña en ponérselo difícil, ellos están decididos a darse una oportunidad antes de llegar a asumir un compromiso tan grande. Y aunque el humor está presente en casi toda la película, las escenas más emotivas entre Justin y Drew son las que verdaderamente sustentan la película”.
En todo el film, tanto Erin como Garrett cuentan con el apoyo – y el escepticismo – de sus amigos y, en el caso de Erin, de su familia. Christina Applegate interpreta a Corinne, la sobreprotectora hermana de Erin que no es que esté precisamente encantada con las aventuras sentimentales de su hermana, ni con las pasadas ni con la actual.
Applegate dotó a su personaje de una "trastienda" en la que "habrían estado ellas dos solas durante muchos años; pensé quizás en que Corinne había criado a Erin en cierto sentido”, especula la actriz. “Así que controla mucho su mundo aunque, al mismo tiempo, tiene sus propios momentos en los que no se porta del todo bien”.
“Christina y Drew son estupendas”, apunta Burstein. “Aunque era la primera vez que trabajaban juntas, parecían hermanas”.
Barrymore está de acuerdo. “Me ha encantado trabajar con Christina”, afirma. “Ha sido una gran inspiración para mí y me ha hecho reír todo el tiempo”.
En la costa opuesta, Garrett se ve mucho con sus mejores amigos, Box y Dan, a los que les gusta Erin, aunque no están seguros de que les termine de gustar Garrett cuando está con ella – o, más concretamente, cuando ella se va – y que se pase todo el tiempo enviándole mensajes y hablando por teléfono.
Box, que trabaja en la misma discográfica que Garrett, está interpretado por Jason Sudeikis. “Box es el mejor amigo de Garrett, el que se sabe toda su vida”, observa Sudeikis. “Con toda esa tecnología que hace posible ‘quedar’ con alguien que está a kilómetros de distancia, Box se siente un tanto frustrado porque su mejor amigo no está con él, aunque lo tenga sentado delante”.
Charlie Day es Dan, el compañero de piso de Garrett y su amigo más sincero, aunque no muy listo, que trata de saber más sobre el romance de Garrett aprovechando que las paredes de su piso son como de papel de fumar. Day lo explica así: “A menudo, Dan escucha todo lo que pasa en la habitación de Garrett, y le hace comentarios desde el otro lado o le pone música que cree que va con la ocasión. No sólo es su mejor amigo, es el DJ de su vida”.
“Jason interpreta a Box con mucha maestría, y Charlie es tan dulce como Dan, así que la forma de interactuar entre ellos ha sido realmente divertida", comenta Gibgot. “Este trío es muy auténtico. Resultan divertidos y conectan muy bien entre ellos, y creo que eso se deja sentir en la película”.
A este cóctel masculino hay que sumar a los actores cómicos Jim Gaffigan, que interpreta al marido de Corinne, Phil, y a Ron Livingston, que es Will, el jefe de Garrett en la compañía discográfica.
“El reparto es estupendo”, concluye Burstein. “Son aún más divertidos de lo que imaginaba. Al ser mi primera incursión en el mundo de la dirección, creo que he tenido mucha suerte”.

LEJOS, MUY LEJOS

“Salvando las distancias” se rodó totalmente en localizaciones de la ciudad de Nueva York y sus alrededores, con una segunda unidad que se encargó de rodar los exteriores necesarios de San Francisco después de que ya tenían terminada la producción principal.
“Puesto que se trata de una película sobre las relaciones a larga distancia, las ciudades en las que viven los personajes son su punto de apoyo”, afirma Shankman. “Siempre me ha gustado el romanticismo de Nueva York y San Francisco. Puedes sentirte solo y al mismo tiempo ser parte de una comunidad porque estás rodeado de vida, vayas donde vayas”.
Para capturar el tono correcto, Burstein colaboró con el director de fotografía Eric Steelberg, el diseñador de producción Kevin Kavanaugh y la diseñadora de vestuario Catherine Marie Thomas.
Entre los exteriores de Nueva York presentes en la película destacan varias zonas de Central Park. Las escenas clave se rodaron en el famoso Sheep’s Meadow, el Literary Walk en la parte sur del Mall, y el lago, en el que Barrymore, Long, Sudeikis y Day se amontonan todos juntos en una de las codiciadas barcas.
Aprovechando su bagaje en el mundo de los documentales, Burstein se sirvió de una unidad muy pequeña de estilo "guerrilla" para rodar varias escenas entre Erin y Garrett. “Queríamos mostrar cómo se enamoran en una serie de citas, por lo que salimos a rodar en alta definición y totalmente sin guión en Coney Island y Chinatown”, recuerda la directora. El equipo técnico y los actores lograban pasar desapercibidos durante un breve espacio de tiempo, lo justo antes de que la gente comenzara a reconocer a Barrymore y Long.
La producción se rodó en The Half King, un bar/restaurante del centro del que Burstein es co-propietaria y que se utilizó como el lugar en el que Erin trabaja de camarera y se convirtió en el punto de encuentro favorito tanto de los actores como del equipo técnico durante la producción. También rodaron en ni más ni menos que otros 11 bares y/o restaurantes, desde el Upper West hasta Lower East, pasando por Brooklyn.
Una serie de interiores se rodaron también en los estudios Hellgate de Queens, donde Kavanaugh y su equipo crearon varios escenarios: el piso de Garrett y Dan, incluido el dormitorio de Garret, cuya decoración influye en la primera oportunidad de Dan para poner música a la historia de Garrett y Erin; el salón de rayos UVA donde Garrett trata de dar algo de color a su pálida y lechosa piel típica de la costa este; y el dormitorio de Erin en la casa de su hermana en San Francisco. El resto de la casa en San Francisco se rodó en Riverdale, Nueva York, y una vivienda de verdad representa los espacios restantes del hogar de Corinne y Phil a las afueras de San Francisco.
También se pueden ver clásicos de la ciudad como el aeropuerto JFK, que también hace las veces del aeropuerto de Oakland; Chelsea Piers, donde los chicos juegan al golf; y el Pratt Institute, que se aparece como la Universidad de Stanford. Además, se utilizaron dos periódicos locales en la producción; las oficinas del New York Daily News sustituyeron al San Francisco Chronicle y, en la escena, el director del periódico aparece como extra. Las oficinas de trabajo de Associated Press son las oficinas ficticias del New York Sentinel en el que Erin trabaja como becaria. Ésta ha sido la primera vez que una producción se ha rodado dentro de las instalaciones de esta histórica agencia de noticias, que se mantuvieron abiertas durante el rodaje. De hecho, puede verse a algunos empleados de AP trabajando muy duro en un segundo plano.
“Tuvimos la gran suerte de rodar en Nueva York en verano”, comenta Grant. “El tiempo era estupendo, y la ciudad es enormemente visual y rebosa carácter. No nos tuvimos que esforzar mucho para que todo estuviera perfecto, todo estaba ahí a nuestra disposición." El reparto y el equipo técnico pasaban gran parte de su tiempo libre juntos, disfrutando de la buena mesa y bebiendo en distintos locales. “Llegamos a un punto en el que todos decíamos: ‘Vale, nada más de comida, tenemos que dejar de comer ya.’”, recuerda divertido. “Nos lo pasamos muy bien”.



LOS OUTSIDERS

La música contribuye a la diversión en “Salvando las distancias”, y el equipo tuvo la inmensa suerte de encontrar a The Boxer Rebellion, que aparece en la cinta como un grupo novel y sin sello que Erin descubre a Garrett durante una visita de éste a San Francisco. El guitarrista Todd Howe, el bajista Adam Harrison, el batería Piers Hewitt y el cantante Nathan Nicholson componen este grupo británico que, tanto en la vida real como en la película, no han firmado con ninguna discográfica. Llegaron a la película de la mano de un ejecutivo de New Line que los había visto durante su actuación en Los Ángeles. En un primer momento, se había pensado en que fueran actores los que interpretaran estos papeles usando una banda sonora de fondo, pero este descubrimiento les hizo cambiar de idea. El grupo tocó en vivo durante el rodaje, dotando a las escenas de un toque realista y permitiendo a los actores meterse en un auténtico ambiente de concierto.
“Estoy encantado de contar con The Boxer Rebellion en la película”, afirma Burstein. “Tienen un sonido muy fresco, y no suenan a cine. Cuando les escuché, al momento ya estaba imaginando las escenas que iban a tocar”.
Aunque el grupo está acostumbrado a escribir sus propios temas, encontraron el proceso de crear canciones para una película bastante diferente.
“Hay muchas pautas”, comenta Nicholson. “Por ejemplo, tuvimos que escribir una introducción más larga de lo habitual para la canción que tocamos durante el concierto en la película para que pudieran encajar el diálogo encima”.
Sin embargo, el grupo no se achicó, apunta Hewitt. “Normalmente, cuando escribimos, no tenemos un guión dándonos instrucciones sobre el tema o el tono ni a nadie diciéndonos ‘hazlo un poco más así o un poco menos asá’, así que el proceso es diferente. Pero ha estado bien para variar”.
Además de escribir las canciones y asistir al rodaje, también se lo pasaron muy bien delante de las cámaras. "Nunca hubiera pensado que íbamos a poder participar en una película, es totalmente increíble", confiesa Howe.
“Ha sido una experiencia genial y una gran plataforma para nosotros”, añade Nicholson.
“Está bien, hasta ahora nuestra cara sólo había salido por la radio”, bromea Harrison.

AMOR ETERNO

Como muchas parejas reales que tienen que estar separadas, los personajes de “Salvando las distancias” tratan de mantener tanto el humor como la emoción que fluye a raudales cuando está juntos.
“Aunque Erin y Garrett están separados por miles de kilómetros, queríamos asegurarnos de no separar el corazón del humor”, señala Drew Barrymore. “Hemos tratado de integrar ambos aspectos en toda la película, sin excepciones”.
Justin Long está de acuerdo, y añade que “parte del atractivo para mí y, espero que para el público, es que la película no se contiene en nada, como las relaciones, como la vida misma”.
En palabras del productor Adam Shankman; “Creo que la gente se va a ver muy reflejada a ella misma o a sus familiares y amigos en estos personajes. Resultan emotivos y honestos y, si me lo preguntas, absolutamente divertidos”.
La directora Nanette Burstein señala: “Creo que se trata de una comedia hilarante y honesta sobre las pruebas y tribulaciones que implica una relación a distancia, y cómo puedes equilibrar tu vida – profesional y amorosa – si tienes 30 años y crees que ya deberías tenerlo todo resuelto. Es lo profesional frente a lo amoroso, y resulta verdaderamente divertido ver lo que se puede conseguir al final”.



ACERCA DEL REPARTO

DREW BARRYMORE (Erin) es una de las actrices favoritas del público desde hace casi tres décadas ya. También está disfrutando de un gran éxito detrás de las cámaras como productora con su propia empresa, Flower Films, responsable de títulos de éxito como “¿Qué les pasa a los hombres?”, “Nunca me han besado” y “50 primeras citas”, y de las cintas de acción “Los ángeles de Charlie” y “Los ángeles de Charlie: Al límite”. Además de producirlas, Barrymore protagonizó junto a Cameron Díaz y Lucy Liu las dos entregas de “Los ángeles de Charlie”, que, en su conjunto, recaudaron más de quinientos millones de dólares en todo el mundo.
A principios de este año, Barrymore ganó un Globo de Oro y un premio del Sindicato de Actores (SAG) y fue nominada a los Emmy por su interpretación, junto a Jessica Lange, en “Grey Gardens”, para la HBO. También ha recibido muy buenas críticas y una estupenda audiencia por su trabajo en numerosas comedias como “¿Qué les pasa a los hombres?”, con Jennifer Aniston, Ben Affleck y Scarlett Johansson; “Amor en juego”, junto a Jimmy Fallon bajo la dirección de los hermanos Farrelly; la aclamada sátira biográfica de George Clooney “Confesiones de una mente peligrosa”, con Sam Rockwell; “Los chicos de mi vida”, de Penny Marshall; “El chico ideal” y “50 primeras citas”, ambas junto a Adam Sandler; “Todo queda en casa”, con Luke Wilson; y “Nunca me han besado”, que supuso el debut como productora de Barrymore; “Tú la letra, yo la música”, con Hugh Grant; y el drama “Lucky You”, del director Curtis Hanson. También ha prestado su voz en las películas animadas “Chihuahua en Beverly Hills” y “Jorge el curioso”.
Más recientemente, Barrymore ha hecho su debut como directora con la comedia ambientada en el mundo de la hípica “Whip It!”, protagonizada también por ella junto a Ellen Page y Juliette Lewis, y también ha protagonizado “Everybody’s Fine”, con Robert De Niro, Kate Beckinsale y Sam Rockwell.
Barrymore dio sus primeros pasos en el cine en el thriller de ciencia-ficción de 1980 "Viaje alucinante al fondo de la mente". Sin embargo, fue su cautivadora aparición como la precoz Gertie de “E.T.: El extraterrestre”, el taquillazo de Steven Spielberg de 1982, el que catapultó a la joven actriz al estrellato. Después de esta cinta, protagonizó el thriller “Ojos de fuego” y la comedia “Diferencias irreconciliables”, por la que fue nominada a un Globo de Oro como Mejor Actriz de Reparto.
Entre sus otros muchos trabajos destacan “Los ojos del gato”, con guión de Stephen King; “Far from Home”; “Poison Ivy”; “Guncrazy”, por la que de nuevo fue nominada a los Globos de Oro como Mejor Actriz; “Cuatro mujeres y un destino”; “Sólo ellas… Los chicos a un lado”, de Herbert Ross; “Amor loco”; “Batman Forever”; “Todos dicen I Love You”, de Woody Allen; “Por siempre jamás”, de Andy Tennant; y la cinta de terror de Wes Craven “Scream”, la primera dentro de una exitosa franquicia.

JUSTIN LONG (Garrett) se ha convertido en uno de los actores más demandados de Hollywood. Recientemente ha terminado la producción de “The Conspirator”, que se estrenará en el Festival Internacional de Cine de Toronto de 2010. Dirigida por Robert Redford, Long protagoniza la cinta junto a Robin Wright, James McAvoy y Evan Rachel Wood. Anteriormente, Long había participado en “Youth in Revolt”, con Michael Cera y Steve Buscemi.
En 2009, Long apareció en distintos títulos entre los que destacan la adaptación al cine del popular libro "¿Qué les pasa a los hombres?", dentro de un reparto coral compuesto por Ben Affleck, Jennifer Aniston, Drew Barrymore, Ginnifer Goodwin y Scarlett Johansson; en el papel protagonista junto a Alison Lohman en “Arrástrame al infierno”, de Sam Raimi; “¿Hacemos una porno?”; “Hazme reír”; y “Serious Moonlight”. En 2007, también protagonizó “La jungla 4.0”, con Bruce Willis, y ha prestado su voz a Alvin en las exitosas “Alvin y las ardillas” y “Alvin y las ardillas 2”, además de a Lem en “Planet 51”.
Como miembro de la compañía de comedia del Vassar College, en Laughingstock, Long dio sus primeros pasos en el mundo de la comedia, lo que le llevó a sus primeros papeles protagonistas en títulos como “Héroes fuera de órbita” y “Jeepers Creepers”. Posteriormente se encaminó hacia la pequeña pantalla con su papel en la serie para la NBC "Ed", y se aventuró en el mundo de las comedias disparatadas con su primer gran éxito de taquilla “Cuestión de pelotas”. Desde ese momento, interpretó papeles en títulos como “Accepted”, producida por Tom Shadyac, y “Separados”, junto a Vince Vaughn y Jennifer Aniston. También apareció en “Naturaleza a lo bestia”, producida por Adam Sandler, junto a Steve Zahn, e hizo un cameo en “Wild West Comedy Show”, de Vince Vaughn.
Además de su trabajo como actor, Long también es una imagen habitual en los hogares gracias a su aparición regular como “Mac Guy” en los anuncios de Apple Mac vs. PC.

SE ESTRENA EL 10 DE SEPTIEMBRE