domingo, marzo 09, 2008

WWW (Crítica)

WWW. WHAT A WONDERFUL WORLD
Dirección: Faouzi Bensaïdi
Interpretación: Fauozi Bensaïdi, Nezha Rahil, El Mehdi Elaaroubi
Francia-Marruecos-Alemania
2008


Kamel (Faouzi Bensaïdi) es un asesino a sueldo en la Casablanca del XXI, tradicional y tecnológica: se comunica por e-mail, tiene por costumbre llamar a una prostituta después del crimen y comienza a enamorarse de la voz que siempre atiende sus llamadas. Esa voz es de Kenza (Nezha Rahil) una agente de tráfico que alquila su móvil a su mejor amiga y prostituta ocasional Souad. Mientras, un hacker informático que prepara su viaje a Europa se infiltra en los planes del asesino. Todo este pluriempleo llevará a sus protagonistas a cruzarse en las vidas, las historias y las conversaciones, propias y ajenas.

Una noche cualquiera en Casablanca: 2 millones de personas con insomnio, 500 mil que acaban de hacer el amor, 3 que acaban de matar a alguien. El director, actor y guionista Faouzi Bensaïdi nos sorprende con su segundo largometraje WWW. What a wonderful world, título tan manido como artístico y por esta vez, apropiado, mezcla de drama, suspense, comedia negra y romance… negro también.

Su primer trabajo Mille Mois recibió varios premios como ópera prima en tierras galas pero confiesa que esta vez, quería escapar de ese tipo de película árabe social con vocación humanista y que representa un género en si mismo en los últimos cuarenta años de cine en el Magreb. Sin querer renunciar a su imaginario, Bensaïdi propone la individualidad frente al colectivo, porque afirma que la misma salvación del mundo árabe-musulman pasa por esa ascensión del individuo por encima de la masa opresora.

Así, nos muestra una especie de thriller contemporáneo rodado en no-lugares (centro comerciales, calles y descampados) en el que condensa géneros, lenguajes, tonos, herencia cultural y cultura cinematográfica. No faltan pues, ciertos guiños que van de Tati a Tarantino, e incluso alguna irónica coreografía rescatada del Hollywood clásico.
Y también en la misma línea se revelan sus lacónicos protagonistas, dentro y fuera de los rolles que les toca a cada uno desempeñar, inmersos en la alta tecnología, que los distancia y los vacía, caminan a su manera hacia el cambio, el azar, el amor o lo prohibido.

Sueldos, sobresueldos, subsueldos, necesidades o excentricidades, WWW reinventa las viejas fórmulas y nos muestra un cine experimental, ingenioso, socarrón, vanguardista; con las historias de siempre –la soledad, el amor, la felicidad y sueños rotos-, con las historias de ahora –violencia, prostitución, emigración y choques culturales-.


PUBLICADA EN
http://www.supernovapop.com/, marzo 08