viernes, diciembre 12, 2014

MADAME BOVARY (adaptación)





MADAME BOVARY
GUSTAVE FLAUBERT
Ed. Altaya, Barcelona, 2005

-          Pero el deseo ansioso de cambiar de estado, o quizá la excitación causada por la presencia de aquel hombre, habían bastado para hacerle creer que por fin sentía aquella pasión maravillosa que hasta entonces se había mantenido, como un ave de rosado plumaje, planeando en el esplendor de los cielos poéticos. Pág. 40

-          En sus miradas indiferentes flotaba la quietud de las pasiones diariamente satisfechas; y a través de sus maneras suaves, se transparentaba aquella brutalidad particular que comunica el dominio de las cosas medio fáciles en las que se ejerce la fuerza o se divierte la vanidad, el manejo de los caballos de raza y la frecuentación de las mujeres perdidas. Pág. 52

-          En los apartados de los restaurantes donde se cena después de medianoche reía, a la luz de las bujías, la muchedumbre abigarrada de los literatos y las actrices. Eran ésos pródigos como reyes, llenos de ambiciones ideales y de fantásticos delirios. Llevaban una existencia  superior a la de los demás, entre cielo y tierra, entre tempestades, algo sublime. […] Confundía, en su deseo, las sensualidades del lujo con las alegrías del corazón, la elegancia de las costumbres con la delicadeza de los sentimientos. Pág. 59

-          En el fondo de su alma, sin embargo, esperaba un acontecimiento. Como los marinos en apuros, paseaba sobre la soledad de su vida unos ojos sin esperanza, buscando a lo lejos alguna blanca vela entre las brumas del horizonte. Pág. 63

-          Zarabandas sin fin se desplegaban dentro de su cabeza, y, como una bayadera sobre las flores de una alfombra, su pensamiento saltaba con las notas, se balanceaba de ensueño en ensueño de tristeza en tristeza. Pág. 66

-          ¡Resulta tan dulce, en medio de los desengaños de la vida, poder transportarse en idea a un mundo de caracteres nobles, de afectos puros y de cuadros de dicha! Pág. 83

-          Emma deseaba tener un varón; sería fuerte y moreno; le llamaría Georges; aquella idea de tener un hijo varón era como el esperado desquite de todas sus pasadas impotencias. Un varón, cuando menos, es libre; puede recorrer las pasiones y los países, atravesar los obstáculos, hincar el diente en las dichas más lejanas. Pero una mujer se halla continuamente impedida. Inerte y flexible al propio tiempo, tiene contra ella las flojedades de la carne y las dependencias legales. Su voluntad, como el velo de su sombrero retenido por un cordón, palpita a todos los vientos; siempre existe algún deseo que la arrastra y alguna conveniencia social que la retiene. Pág. 88

-          ¿No tenían nada más por decirse? Sus ojos estaban, sin embargo, como llenos de un coloquio más serio; y mientras se esforzaban en hallar frases triviales, ambos se sentían invadidos por una misma languidez; era como un murmullo del alma, hondo, seguido, que dominaba en de las voces. Asombrados de aquella suavidad desconocida, no trataban de explicarse tal sensación ni de descubrir su causa. Las dichas futuras, como las playas de los trópicos, proyectan sobre la inmensidad que las precede sus blanduras natales, como una brisa perfumada, y uno se adormece en aquella embriaguez, sin preocuparse siquiera del horizonte que no se alcanza a divisar. Pág. 95

-          Pero, sobre el fondo vulgar de todos aquellos rostros humanos, la cara de Emma se destacaba aislada y más lejana, sin embargo; el pasante presentía entre ella y él como unos vagos abismos. Pág. 96

-          El amor, creía, tenía que llegar de súbito, con grandes estallidos y relámpagos, huracán del cielo que cae sobre la vida, la trastorna, arranca las voluntades como hojas y arrastra hacia el abismo el alma entera. Ignoraba que, en los terrados de las casas, la lluvia acaba por formar lagos si los desagües están obstruidos, y, en consecuencia, hubiera permanecido en aquella su seguridad, de no haber descubierto súbitamente una grieta en el muro. Pág. 100

-          Era uno de aquellos sentimientos puros que no impiden el curso ordinario de la vida, que uno cultiva porque son raros y cuya pérdida resultaría más aflictiva que gozosa la posesión. Pág. 107

-          Nunca Madame Bovary estuvo más hermosa que en aquella época; tenía aquella belleza imposible de definir que resulta de la alegría, el entusiasmo, el éxito, y que no es sino la armonía del temperamento con las circunstancias. Pág. 193

-          El aplomo depende de los ambientes en que uno se halla: no se habla en el entresuelo con el mismo tono que en el cuarto piso, y la mujer rica parece tener a su alrededor, para guardar su virtud, todos los billetes de banco, como una coraza, en el forro de su corsé. Pág. 229  

-          Tras la muerte de alguien se produce siempre como una estupefacción, puesto que es muy difícil comprender esa venida inesperada de la nada y resignarse a creer en ella. Pág. 321



lunes, diciembre 01, 2014

MUCHO RUIDO Y POCAS NUECES (adaptación)





MUCHO RUIDO Y POCAS NUECES
WILLIAM SHAKESPEARE
Ed. Península, Barcelona, 1998


BENEDICTO [a don Pedro]: El cuerpo de vuestro discurso está hecho de retales, y las guardas están precariamente embastadas en el vacío. (1.1.268-270)


DON JUAN: Preferiría ser un gusano en un zarzal antes que una rosa que él amara, y más se acuerda con mi sangre ser desdeñado de todos que amoldar mi conducta para obtener el amor de alguno. Y así, aunque no se me pueda llamar un honesto adulador, no se puede negar que soy un villano sincero. Si se fían de mí es con mordaza, si tengo libertad es con restricciones. Por tanto, he resuelto no cantar en mi jaula. Si dispusiera de mi boca mordería. Si gozara de libertad camparía a mis respetos. Mientras tanto, dejadme ser lo que soy y no tratéis de alterarme. (1.3.25-34)


BEATRIZ: El cortejo, la boda y el arrepentimiento son como una jiga escocesa, un minué y una tarantela. El primer galanteo es ardido y rápido, como una jiga escocesa, igual de fantástico; la boda es formal y discreta, como un minué, llena de dignidad y tradición; y después llega el arrepentimiento, y con sus malas piernas cae cada vez más rápido en la tarantela, hasta hundirse en la tumba. (2.1.65-72)


CLAUDIO: En todo es constante la amistad salvo en el oficio y lances del amor. Así, que todos los corazones enamorados usen sus propias lenguas. Que cada ojo se ocupe de sus asuntos, y no se confíe a ningún intermediario; porque la belleza es una bruja cuyos conjuros derriten la fe en la sangre. (2.1.165-170)


HERO: Nunca la naturaleza moldeó un corazón de mujer de materia más orgullosa que el de Beatriz. El desdén y el menosprecio cabalgan relumbrantes en sus ojos, que desprecian cuanto contemplan, y en tanto se tiene su ingenio que a ella todo lo demás le parece baladí. No puede amar, ni esbozar forma o proyecto de afecto, tan pagada está de sí misma. (3.1.49-56)


LEONATO [a su hermano Antonio]: Te ruego que detengas tu consejo, que cae tan inútilmente en mis oídos como agua en un cedazo. No me des consejo, ni alivie mi oído ningún consuelo a no ser que provenga de alguien cuyas desgracias se equiparen a las mías. Los hombres pueden dar consejos y hablar en alivio de las penas que no sienten en ellos, pero al probarlas su consejo se torna pasión, habiendo dado antes preceptos médicos a la rabia, encadenado la locura extrema con un hilo de seda, encantado el dolor con aire y la agonía con palabras. No, no, todos los hombres son aptos para hablar de paciencia a los que se encogen bajo la carga del dolor, pero ninguno tiene virtud ni fuerza para conservar la moral cuando ha de soportar él mismo algo semejante. Por tanto no me des consejo. Mis penas gritan más que las recomendaciones. (5.1.3-32)



sábado, noviembre 01, 2014

ATRAPADO EN EL TIEMPO poema del film






El infeliz
concentrado en sí mismo,
viviendo
perderá su humanismo.
Y doblemente muriendo
quedará sufriendo,
volverá a la mísera tierra
de la que surgiera,
sin oír llantos, ni alabanzas, ni cantos.


SIR WALTER SCOTT
“La canción del último trovador” (1805)

Durante e inmediatamente después de la Primera Guerra Mundial, hubo un movimiento encabezado por el presidente Wilson y otros personajes de importancia para inculcar el patriotismo en los escolares estadounidenses, especialmente los inmigrantes, y hacer hincapié en la relación entre los Estados Unidos y la literatura y las instituciones de la “madre patria” de Gran Bretaña, usando lecturas seleccionadas en los libros de texto de secundaria. El efecto no siempre fue así como se pretendía. En sus memorias de 1996, el abogado laborista Victor Rabinowitz, recordó: “Cuando tenía nueve o diez años, la lectura asignada en la clase era EL HOMBRE SIN PATRIA,  un cuento de Edgard Everett Hale. En su punto culminante aparecía un poema de Sir Walter Scott, que nos vimos obligados a memorizar. Todavía puedo recitar:

Respira allí el hombre con el alma tan muerta,
Quién nunca a sí mismo se ha dicho,
“¿Esta es mi propia, mi tierra natal?”
Cuyo corazón nunca se ha quemado en su interior
Como hogar ¿sus pasos ha convertido…?
Si los hay, ve y márcalos bien
El infeliz, concentrado todo en sí mismo,
Hacia el vil polvo de donde surgió
Sin llanto, sin honor, y anónimo.


Efectivamente, así como IVANHOE de Walter Scott, en cualquiera de sus versiones, fueron lecturas obligadas para muchos estudiantes estadounidenses de secundaria hasta el final de la década de 1950, de ahí el significado de este poema.



miércoles, octubre 01, 2014

LAS UVAS DE LA IRA (adaptación)





LAS UVAS DE LA IRA
JOHN STEINBECK
Alianza Editorial, Madrid, 2012


·         Los propietarios de las tierras o, con mayor frecuencia un portavoz de los propietarios, venían a las tierras. Llegaban en coches cerrados y palpaban el polvo seco con los dedos, y algunas veces perforaban el suelo con grandes taladros para analizarlo. Los arrendatarios, desde los patios castigados por el sol, miraban inquietos mientras los coches cerrados avanzaban sobre los campos. Y al fin los representantes de los dueños entraban en los patios y permanecían sentados en los coches para hablar por las ventanillas. Los arrendatarios estaban un rato de pie junto a los coches y luego se agachaban en cuclillas y cogían palitos con los que dibujar en el polvo.
Las mujeres miraban desde las puertas abiertas y detrás de ellas los niños, niños de cabeza de maíz, los ojos de par en par, un pie descalzo encima del otro y los dedos de los pies en movimiento. Las mujeres y los niños miraban a los hombres hablar con los propietarios y callaban.
Algunos portavoces eran amables porque detestaban lo que tenían que hacer, otros estaban enfadados porque no querían ser crueles, y aun otros se mostraban fríos, porque habían descubierto hacía ya mucho tiempo que no se puede ser propietario si no se es frío. Y todos se sentían atrapados en algo que les sobrepasaba. Unos despreciaban las matemáticas a las que debían obedecer, otros tenían miedo, y aun otros adoraban a las matemáticas porque podían refugiarse en ellas de las ideas y los sentimientos. Si un banco o una compañía financiera eran dueños de las tierras, el enviado decía: el Banco, o la Compañía, necesita, quiere, insiste, debe recibir, como si el banco o la compañía fueran un monstruo con capacidad para pensar y sentir, que les hubiera atrapado. Ellos no asumían la responsabilidad por los bancos o las compañías porque eran hombres y esclavos, mientras que los bancos eran máquinas y amos, todo al mismo tiempo. Algunos de los enviados estaban algo orgullosos de ser los esclavos de señores tan fríos y poderosos. Se quedaban sentados en los coches y daban explicaciones. Sabes que la tierra es pobre. Ya has escarbado en ella lo suficiente, Dios lo sabe. Págs. 51, 52.


·         Al mediodía, el conductor del tractor paraba a veces cerca de la casa de uno de los arrendatarios y sacaba su almuerzo: bocadillos envueltos en papel encerado, pan blanco, escabeche, queso, fiambre, un trozo de pastel marcado como una pieza de motor. Comía sin entusiasmo. Y los arrendatarios que aún no se habían marchado salían para observarlo, miraban con curiosidad cómo se quitaba las gafas y la máscara de goma, y contemplaban los círculos blancos que iban quedando en su rostro alrededor de los ojos y de la nariz y la boca. El tubo de escape del tractor seguía arrojando nubecillas de humo, ya que el carburante era tan barato que resultaba más práctico dejar el motor encendido que tener que volver a calentarlo al reanudar el trabajo. Cerca se apiñaban niños curiosos y harapientos que comían masa frita al tiempo que miraban. Contemplaban con ansia cómo el hombre desenvolvía bocadillos y con el olfato aguzado por el hambre olían el escabeche, el queso, el fiambre. No se dirigían al conductor. Seguían con la vista la mano que se llevaba comida a la boca. No le miraban masticar, sino que los ojos seguían a la mano que sostenía el bocadillo. Después de un rato, el arrendatario que no había podido marcharse, salía y se acuclillaba a la sombra, junto al tractor. Págs. 59, 60.


·         Bueno, cójalo todo, toda la chatarra, y déme cinco dólares. No compra sólo desperdicios, está comprando vidas desperdiciadas. Aún más, ya lo verá, está comprando amargura. Comprando un arado que pasará por encima de sus propios hijos, y los brazos y las almas que le podrían haber salvado. Pág. 135


·         La carretera 66 es la ruta principal de emigración. La 66, el largo sendero de asfalto que atraviesa el país, ondulando suavemente sobre el mapa, de Mississippi a Bakersfield, por las tierras rojas y las tierras grises, serpenteando montaña arriba hasta cruzar las cumbres, siguiendo luego por el deslumbrante y terrible desierto hasta atravesarlo, alcanzar la nueva cordillera y llegar a los ricos valles de California. La 66 es la ruta de la gente en fuga, refugiados del polvo y de la tierra que merma, del rugir de los tractores y la disminución de sus propiedades, de la lenta invasión del desierto hacia el norte, de las espirales de viento que aúllan avanzando desde Texas, de las inundaciones que no traen riqueza a la tierra y le roban la poca que pueda tener. De todo esto huye la gente y van llegando a la 66 por carreteras secundarias, por caminos de carros y por senderos rurales trillados. La 66 es la carretera madre, la ruta de la huida. Pág. 181




lunes, septiembre 01, 2014

PATCH ADAMS poema del film





XVII

No te amo como si fueras rosa de sal, topacio
o flecha de claveles que propagan el fuego:
te amo como se aman ciertas cosas oscuras,
secretamente, entre la sombra y el alma.
Te amo como la planta que no florece y lleva
dentro de sí, escondida, la luz de aquellas flores,
y gracias a tu amor vive oscuro en mi cuerpo
el apretado aroma que ascendió de la tierra.
Te amo sin saber cómo, ni cuándo, ni de dónde,
te amo directamente sin problemas ni orgullo:
así te amo porque no sé amar de otra manera,
sino así de este modo en que no soy ni eres,
tan cerca que tu mano sobre mi pecho es mía,
tan cerca que se cierran tus ojos con mi sueño.



XVII

I don’t love you as if you were a rose of salt, topaz,       
or arrow of carnations that propagate fire:         
 
I love you as one loves certain obscure things,
secretly, between the shadow and the soul.
I love you as the plant that doesn’t bloom but carries     
the light of those flowers, hidden, within itself,
 
and thanks to your love the tight aroma that arose        
 
from the earth lives dimly in my body.
I love you without knowing how, or when, or    
         from where
I love you directly without problems or pride:   
 
I love you like this because I don’t know any other way
         to love,
except in this form in which I am not nor are you,
so close that your hand upon my chest is mine,
so close that your eyes close with my dreams.

—Translated and © Mark Eisner 2004, from City Lights'
 The Essential Neruda



Robin Williams (1951-2014)

In memoriam


viernes, agosto 01, 2014

BEN-HUR (adaptación)




BEN-HUR. UNA HISTORIA DE LOS TIEMPOS DE CRISTO.
LEWIS WALLACE
Ed. Edhasa, Madrid, 2005


-          Nadie, recuérdese bien, busca el desierto como campo de placeres. La vida y la necesidad lo atraviesan por senderos en los que, como otros tantos trofeos, se hallan dispersos los huesos de seres que murieron. Tales son los caminos que van de un pozo a otro, de unos pastos a otros. El corazón del jeque más avezado acelera sus latidos cuando se encuentra solo por aquellas extensiones sin camino. Así, pues, el hombre de quien nos ocupamos no podía ir a la busca de placeres; tampoco se comportaba como un fugitivo: ni una sola vez miró atrás. En tal situación el miedo y la curiosidad son las sensaciones más comunes; sobre él, no tenían ningún imperio. Cuando los hombres se sienten rodeados por la soledad, acogen gustosos cualquier compañía; el perro se convierte en un camarada, el caballo en un amigo, y no es una vergüenza dedicarles un diluvio de caricias y de palabras de afecto. El camello no recibió un regalo tal; ni una palmada, ni una palabra. Pág. 14

-          Yendo río abajo, a la luz de las estrellas, que nunca me habían parecido tan brillantes y cercanas, saqué la siguiente lección: para empezar una reforma, no vayas allá donde están los grandes y los ricos; ve más bien en busca de aquellos cuya copa de dicha continúa vacía, busca a los pobres y a los humildes. Y entonces me tracé un plan y fijé un objetivo en mi vida. Pág. 34

-          Así era Herodes el Grande; un cuerpo quebrantado por la enfermedad, una conciencia manchada por los crímenes, una mente de potencia magnífica, un alma dotada para hermanarse con los césares; un hombre de sesenta y siete años, pero velando su trono con un celo nunca tan aguzado, un poder jamás tan despótico y una crueldad en ningún tiempo tan inexorable. Pág. 77

-          A medida que la filosofía iba ocupando el lugar de la religión, la sátira sustituía rápidamente al respeto, hasta tal punto que, en opinión de los latinos, la sátira era para todo discurso, incluso para las pequeñas diatribas de la conversación, como la sal para las viandas y el aroma para el vino. Pág. 96

-          Duro y cruel es el temperamento del hombre que ya en la juventud sabe olvidar sus primeros afectos. Pág. 111

-          Nosotros, la gente de mar, nos conocemos muy pronto; nuestros amores, como nuestros odios, nacen de los peligros súbitos. Pág. 147

-          ¿De qué sirve la lengua cuando un suspiro o un gemido expresan todo lo que los hombres sienten, mientras, obligados por las circunstancias, piensan en silencio? Pág. 153

-          No dependo de ti para morir. La vida es un hilo que puedo romper sin tu ayuda. Y si lo rompo, ¿qué será de ti? Los hombres resueltos a morir prefieren perecer a manos de otros, por la razón de que el alma que Platón nos dio se rebela ante la idea de destruirse a sí misma. Pág. 181.


-          Y yo ruego a Dios que no corra la suerte de la mayoría de los corazones buenos: la de ser pisoteado por los ciegos y los despiadados. Pág. 209




martes, julio 01, 2014

ALGUIEN VOLÓ SOBRE EL NIDO DEL CUCO (adaptación)




ALGUIEN VOLÓ SOBRE EL NIDO DEL CUCO
KEN KESEY
Círculo de lectores, Barcelona, 1977


  • Al otro lado de la sala, frente a los Agudos, se encuentran los desechos del Establecimiento, los Crónicos. Estos no están en el hospital para que los recompongan, sino simplemente para evitar que corran por las calles y desprestigien el producto. Los Crónicos no saldrán nunca de aquí, así lo admite el personal. Los Crónicos se subdividen en Ambulantes que, como yo, aún pueden andar solos si se les alimenta, en Rodante y en Vegetales. En realidad, los Crónicos –o la mayoría de nosotros- son máquinas con fallos sin reparación posible, fallos de origen, o fallos que han ido formándose a lo largo de tantos años de darse con la cabeza contra obstáculos impenetrables hasta que cuando el hospital da con el tipo en cuestión, éste sólo es un montón de chatarra abandonada en un erial. Pág. 20


  • Como en un mundo de dibujos animados, con personajes planos de contornos negros, dando tumbos en una especie de historieta que podría ser francamente divertida si los personajes no fuesen hombres de verdad… Pág. 37

  • A la derecha e izquierda ocurren cosas igualmente horribles: cosas alucinantes demasiado absurdas y extravagantes para provocar el llanto y demasiado ciertas para poder reírse de ellas; pero la niebla ya comienza a ser bastante espesa y no tengo que seguir mirando. Alguien me está tirando del brazo. Ya sé lo que ocurrirá: alguien me arrastrara fuera de la niebla y nos encontraremos nuevamente en la galería y no quedará rastro de lo que ha ocurrido esta noche y si fuese lo suficientemente estúpido para intentar hablar de ello a alguien, dirían: Idiota, sólo fue una pesadilla; cosas tan alucinantes como una gran sala de máquinas en las entrañas de una presa en la que obreros robots abren a la gente en canal no puede existir. Pero si no existe, ¿cómo se explica que alguien las vea? Pág. 95


  • Algunas veces me había pasado hasta dos semanas deambulando aturdido después de un tratamiento de choc, sumergido en esa bruma borrosa, confusa, que tanto se parece al final deshilvanado del sueño, esa zona grisácea entre la luz y la oscuridad, o entre el dormir y el caminar o el vivir o el morir, cuando sabemos que ya no estamos inconscientes pero aún no logramos discernir qué día es ni quién somos ni de qué sirve volver a todo eso… dos semanas así. Pág. 289




lunes, junio 02, 2014

Y QUE LE GUSTEN LOS PERROS poema del film




BROWN PENNY

I whispered, "I am too young",
And then, "I am old enough";
Wherefore I threw a penny
To find out if I might love.
"Go and love, go and love, young man,
If the lady be young and fair."
Ah, penny, brown penny, brown penny,
I am looped in the loops of her hair.
O love is the crooked thing,
There is nobody wise enough
To find out all that is in it,
For he would be thinking of love
Till the stars had run away
And the shadows eaten the moon.
Ah, penny, brown penny, brown penny,
One cannot begin it too soon.


Traducción: 

Susurré "aún soy joven"
y luego "ya soy mayor"
entonces rodé un penique
para averiguar si debía amar.
Corre y ama, corre y ama doncel
si la dama es bella y joven.
Oh penique marrón, penique marrón, 
penique 
enredado estoy entre los enredos
de su caballo. 
Cuán complejo es el amor,
nadie hay lo bastante sabio
para leer en sus labios. 
Viviría pensando en el amor
hasta que las estrellas desaparecieran
y las sombras a la luna engulleran. 
Oh penique marrón, penique marrón
penique
nunca es demasiado pronto para el amor. 

WILLIAM BATLER YEATS 







jueves, mayo 01, 2014

LAS NIEVES DEL KILIMANJARO (adaptación)






LAS NIEVES DEL KILIMANJARO
ERNEST HEMINGWAY
Unidad Editorial, Madrid, 1998

-          Ya no escribiría nunca las cosas que había dejado para cuando tuviera la experiencia suficiente para escribirlas. Y tampoco vería su fracaso al tratar de hacerlo. Quizá fuesen cosas que uno nunca puede escribir, y por eso las va postergando una y otra vez. Pero ahora no podría saberlo, en realidad. Pág. 8

-          “Uno deja de pensar y todo es maravilloso. Uno se cuida para que esta vida no lo arruine como le ocurre a la mayoría y adopta la actitud de indiferencia hacia el trabajo que solía hacer cuando ya no es posible hacerlo. Pero, en lo más íntimo de mi espíritu, pensé que podría escribir sobre esa gente, los millonarios, y diría que yo no era de esa clase, sino un simple espía en su país. Pensé en abandonarles y escribir todo eso, para que, aunque sólo fuera una vez, lo escribiese alguien bien compenetrado con el asunto”. Pero luego se dio cuenta de que no podía llevar a cabo tal empresa, pues cada día que pasaba sin escribir, rodeado de comodidades y siendo lo que despreciaba, embotaba su habilidad y resplandecía su voluntad de trabajo, de modo que, finalmente, no hizo absolutamente nada. Pág. 13


-          Todos hemos de estar preparados para lo que hacemos. El talento consiste en cómo vive uno la vida. Durante toda mi existencia he regalado vitalidad en una u otra forma, y he aquí que cuando mis afectos no están comprometidos, como ocurre ahora, uno vale mucho más para el dinero. He hecho este descubrimiento, pero nunca lo escribiré. No, no puedo escribir tal cosa, aunque realmente vale la pena. Pág. 15


martes, abril 01, 2014

EL PRINCIPITO (adaptación)




EL PRINCIPITO
ANTOINE DE SAINT-EXUPÉRY
Ed. Salamandra, Barcelona, 2004

*El zorro calló y miró largo tiempo al principito.
  • ¡Por favor…, domestícame! –dijo.
  • Me gustaría –respondió el principito-, pero no tengo mucho tiempo. Tengo que encontrar amigos y conocer muchas cosas.
  • Sólo se conocen las cosas que se domestican –dijo el zorro-. Los hombres ya no tienen tiempo de conocer nada. Compran cosas hechas a los mercaderes. Pero como no existen mercaderes de amigo, los hombres ya no tienen amigos. Si quieres un amigo, ¡domestícame!
  • ¿Qué hay que hacer? –dijo el principito.
  • Hay que ser paciente –respondió el zorro-. Te sentarás al principio un poco lejos de mí, así, en la hierba. Te miraré de reojo y no dirás nada. La palabra es fuente de malentendidos. Pero, cada día, podrás sentarte un poco más cerca… pág. 69


*Y volvió hacia el zorro.
- Adiós –dijo.
- Adiós –dijo el zorro-. He aquí mi secreto. Es muy simple: no se ve bien sino con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos. Pág. 72


*El principito enrojeció de nuevo. Jamás respondía a las preguntas, pero cuando uno se enrojece significa “sí”, ¿no es cierto?
  • ¡Ah! –le dije-. Temo…
Pero me respondió:
  • Debes trabajar ahora. Debes volver a tu máquina. Te espero aquí. Vuelve mañana por la tarde…

Pero yo no estaba muy tranquilo. Me acordaba del zorro. Si uno se deja domesticar, corre el riesgo de llorar un poco… Pág. 83  



miércoles, marzo 05, 2014

¿QUÉ FUE DE LOS MORGAN? poema del film



SONNET 116 

Let me not to the marriage of true minds
Admit impediments. Love is not love
Which alters when it alteration finds,
Or bends with the remover to remove:
O no; it is an ever-fixed mark, 
That looks on tempests, and is never shaken;
It is the star to every wandering bark,
Whose worth's unknown, although his height be taken.
Love's not Time's fool, though rosy lips and cheeks 
Within his bending sickle's compass come; 
Love alters not with his brief hours and weeks, 
But bears it out even to the edge of doom.
  
If this be error and upon me proved,
   
I never writ, nor no man ever loved.  




TRADUCCIÓN:
Déjame que el enlace de dos almas fieles
No admita impedimentos: no es amor el amor
Que cambia cuando un cambio encuentra,
O que se adapta con el distanciamiento a distanciarse.
¡Oh, no!, es un faro eternamente fijo
que desafía a las tempestades sin nunca estremecerse;
es la estrella para todo barco sin rumbo,
cuya valía se desconoce, aun tomando su altura.
No es amor bufón del Tiempo, aunque los rosados labios
Y mejillas corva guadaña sigan:
El amor no varía con sus breves horas y semanas,
Sino que se afianza incluso hasta en el borde del abismo.
Si esto es erróneo y se me puede probar, 
Yo nunca nada escribí, ni nadie nunca amó. 


WILLIAM SHAKESPEARE

martes, febrero 04, 2014

SEX AND THE CITY poema del film




En una escena del film "Sex and the city", Carrie lee a Big fragmentos de cartas de amor sacados de un libro ficticio por aquel entonces, con el título LOVE LETTERS OF GREAT MEN: Napoleón, Beethoven, Lord Byron…
Tal fue la repercusión de dicho poema que tras el estreno de la película las librerías del mundo recibieron miles de peticiones esperando dar con la ansiada antología. 
Finalmente, el editor Macmillan, decidió crear la obra y ésta, ha sido también editada en español. 

El fragmento en cuestión citado decía:

"Sólo puedo pensar en ti, mi amor inmortal, sólo puedo vivir del todo contigo o de ningún modo. Tranquila, mi vida, mi amor, sólo pensando en nuestra existencia conseguiremos nuestro objetivo que es vivir juntos.
Sigue oh, amándome, nunca juzgues mal el corazón de tu fiel enamorado.
Siempre tuyo,
Siempre mía,
Siempre nuestros"

Y pertenece a una carta que escribió Ludwig van Beethoven a su amada inmortal Antonie Brentano. 


VERSIÓN EN ESPAÑOL DEL LIBRO





VERSIÓN EN INGLÉS DEL LIBRO

miércoles, enero 08, 2014

"Terrence Malick: My tree of wonder" by MAR GÓMEZ





TERRENCE MALICK: MY TREE OF WONDER

Following the recent release of his last film, we have to analyze visually and conceptually, daring style of the filmmaker, so loved and hated.

When he released “The Tree of Life” (2011) film critic Nick Pinkerton wrote, "Better than a masterpiece, whatever that is".

The film began with a biblical quote from The Book of Job: "Where were you when I laid the foundations of the Earth! When the morning stars sang together, and all the sons of God shouted for joy?"

And between liquid images, volcanic eruptions, intense blue of deep sea, some Brahms symphonies and disjointed narrative structure, Malick showed a family history of a couple with three children and the trauma that each develops to cope with the loss of one of their children. A story that is completely banal when we find out what is behind one of the great questions which beset mankind. That is when the lead actresses´ words resonate like an echo: “…There are two paths you can take in life; Nature or Divine… Divine does not seek to please himself. Accepts being slighted, forgotten… Accepts insults and injuries. Nature only seeks to please themselves and get others to enjoy… Find reasons to be unhappy when all the world around her smile and love shines through all things… The only way to be happy is to love. If you do not know love, your life will happen in a flash. Love. Hope. Wonder…”

A few weeks ago we had been able to enjoy his last visual poem “To the Wonder” (2012). And the viewer, who has gone back to the cinemas following the fame of a famous actor or after reading the synopsis, will again leave disappointed.

Malick again hides their obsessions behind the love story -I insist again, banal- of a couple, with their fears of commitment, of failure, and their desire for perfection, for fullness. But love, as reminded by one of the protagonists, “is a must. You will love”, whether you like it or not.

Unfortunately, we are heirs to a romantic vision that tells us what and how we should love. When love is perhaps like alchemy or arts and crafts.

Art as written by Dino Formaggio, “art is everything that man calls art” putting it in such a clear way, the impossibility of defining art priori, normatively, considering only the intentions of the artist or the art´s characteristics. Craft when Juan Gelman referred to poetry as “the burning witchcraft”.

They are not therefore random sequences wherein the young couple shows their love and revels with lines and spaces and the serenity that the great Architecture offers. It is here, when the words of Plato in the “Timaeus” come to us, when he called his fellow countrymen “eternal children”, because they saw in wonder the highest condition of human existence.

This is the proposal of our filmmaker: to test the sense of wonder of the contemporary man.


And with daily activism, we lose our creative ability, and when suddenly collided with a “masterpiece”, we feel lost, full of doubt, amazed as children… thirsty for Faith, thirsty for Love, whatever that is.


Para OBSERVANDO CINE 2013